Apiumhub lleva muchos años en la industria del desarrollo de software y hemos probado diferentes formas de lanzar proyectos, hemos utilizado diferentes enfoques de venta y hemos enviado diferentes tipos de propuestas. Y hoy me gustaría discutir lo que ha funcionado mejor – la sesión de descubrimiento – la parte crucial en cualquier planificación de proyecto.

Tanto si tu proyecto es para un sistema empresarial a gran escala o una aplicación para startup, es importante que tanto tu como tu equipo podáis incluir una fase de descubrimiento en vuestro plan de desarrollo de software, porque en todos los proyectos de desarrollo de software, la falta de comunicación, los malentendidos o la falta de información crítica pueden provocar el incumplimiento de plazos, la superación de presupuestos, riesgos inesperados, etc. Es crucial que todos los que participan en el proyecto puedan aportar su contribución desde el principio y que comprendan tanto la visión como la tecnología.

Yo diría que el principal objetivo de la Sesión de Descubrimiento de Proyectos es obtener la idea del producto digital, comprender el “dolor” y alinear las prioridades a todos los niveles. El objetivo es conseguir que todos los interesados se alineen, señalen las principales cuestiones e identifiquen en qué van a trabajar. Esta sesión no se trata de tareas, se trata de entender el destino final, el impacto en el negocio, el “por qué”. La sesión de descubrimiento permite a las partes interesadas empezar a hablar el mismo idioma y establecer el objetivo y visión comunes.

¿Cómo es una sesión de descubrimiento en la práctica?

Lo primero que hay que hacer es reunir a todos los interesados o stakeholders en el mismo lugar y al mismo tiempo. Una vez que los tenemos en la “misma habitación” (o en la misma llamada) les hacemos explicar la situación y lo que piensan que se debe hacer. Justamente esto es lo más interesante que se puede hacer cuando se empieza a ver que el objetivo del proyecto que parecía claro para todo el mundo empieza a no ser tan claro a medida que la reunión avanza. Aquí jugamos un papel importante: ¡los moderadores! Nuestra misión aquí es destacar los problemas, ver el impacto que tiene resolverlos y establecer “qué” debe hacerse. Entonces, podemos saltar al proceso de aclaración. Siempre tratamos de ver lo que ya se ha implementado, lo que se ha logrado hasta ahora, lo que realmente funcionó y lo que no. Y luego viene la parte del “cómo”.

Como resultado de la sesión, en Apiumhub, preparamos un informe de auditoría. Se trata de un documento de 2 o 3 páginas que expone los problemas del proyecto y algunas viñetas sobre lo que se puede hacer para resolverlos. Hemos visto muchos problemas en muchas industrias y entornos diferentes, así que aquí es donde nuestro valor comienza a brillar. Podemos proponer fácilmente los próximos pasos y sabemos que esto es exactamente lo que el proyecto necesita. Es algo que ya podemos estimar y dar un presupuesto aproximado. Es algo que la gente de negocios puede entender ya que pueden ver el impacto y el valor potencialmente generado.