Cuando hablamos de metodología Ágil, en seguida nos vienen a la mente dos Frameworks que son los que mejor la representan. Kanban y  metodología Scrum.

La diferencia principal entre ellos, es que en Scrum, las tareas se dividen por sprints de duración determinada. Normalmente 2 semanas, aunque en algunos casos existen de 1 o incluso de 3. Durante este tiempo, cada miembro del equipo debe realizar una serie de tareas que se han programado en una previa reunión. Mientras que en Kanban, aunque se lleva un minucioso seguimiento de las tareas, que también se organizan por sus temáticas y prioridades, los timings son más relativos y se caracteriza por un flujo constante y la transparencia de las tareas.   

 

¿En qué momento Scrum es una buena elección?

 

Si consideras que tu empresa tiene un entorno complejo, la metodología Scrum te permite hacerlo mucho más sencillo, priorizando las tareas, pudiéndolas compartir y supervisar frecuentemente con la intención de optimizar el tiempo y apostar por la calidad. Esto implica que los resultados se verán en un periodo de tiempo inferior que con otros procesos, pues los errores se corrigen por el camino. Por eso scrum es perfecto para poder medir el tiempo invertido en cada tarea y poder darle al cliente una estimación de entrega lo más cercana posible.
En definitiva, si tienes una empresa y quieres que sea flexible y resolutiva, Scrum es una buena decisión. O si por el contrario tienes una idea o un proyecto y quieres ejecutarlo, una empresa con estas prácticas, puede serte muy beneficioso.

 

Roles

 

Existen tres roles diferentes dentro de metodología Scrum:

 

  • El dueño del producto; Quién tiene la visión general del mismo, sabe que es lo que quiere y tiene la función de transmitirlo al equipo para conseguir los mejores resultados posibles con el menor número de inconvenientes. El es quien posee el historial del producto.
  • Scrum Master; Ayuda a tomar decisiones sobre qué se espera del producto al dueño del mismo. Por otro lado, coordina al equipo en sus tareas, para evitar obstáculos y ayudar a priorizar las tareas.
  • Equipo Scrum; Son los que le dan valor al producto, quienes organizan y realizan los sprints. Son los que controlan los timings, para poder tener las tareas a tiempo.

 

 

El proceso

Como hemos comentado, Scrum divide los trabajos en Bloques, llamados Sprints, de 1 a 3 semanas. A lo largo de estos bloques, cada miembro puede priorizar las tareas en función de los objetivos, de forma que el orden lógico, facilite el proceso resolutivo y su entrega pueda ser mucho más temprana.

 

Planificación

Selección de requisitos durante una puesta en común con un cliente y el equipo o algún representante del mismo, se define un roadmap, donde se crean una serie de interacciones o pautas a seguir en el desarrollo del proyecto.
Asignación de tareas llevada a cabo por los propios integrantes del equipo, de forma que entre todos pueden adjudicar cada tarea a un miembro diferente en base a sus características.

 

Producción

Durante este proceso, en primer lugar se priorizan las tareas pertenecientes a cada miembro, que en un principio están situadas en el backlog y se colocan en el Sprint perteneciente. De forma que ocupe el total de horas previstas y cada miembro sepa exactamente que le corresponde hacer durante el sprint. Se hacen reuniones diarias de no más de 15 minutos, con el objetivo de aclarar dudas y saber en qué momento se encuentra el proyecto. Existen tres preguntas claves para hacerse durante este periodo de reunión.


¿Qué he hecho?
¿Qué bloqueos tengo?
¿Qué voy a hacer?


El scrum master juega el papel de interlocutor, para que los bloqueos se resuelvan ágilmente, sin dejar obstáculos para la posterior ejecución de las tareas y generando los turnos para que cada miembro del equipo haga su aportación.

 

Puesta en práctica

Una vez terminada la reunión (sea diaria o no), se continúa con las tareas acordadas según las prioridades establecidas, de forma que puedan mostrarle al cliente la parte acordada a tiempo, y sacar conclusiones sobre posibles mejoras o para resolver alguno de los obstáculos encontrados. La comunicación con el cliente a menudo es crucial para poder trabajar con buenos ritmos y con el menor número de errores posible. Al finalizar el primer Sprint, se hace una medición del rendimiento, se mira cuantas tareas se han llevado a cabo y en cuanto tiempo. De forma que se pueda saber con mucha más exactitud cuándo se podrá hacer la entrega del proyecto finalizado.

 

5 Beneficios metodología Scrum

 

1.Alta calidad del producto

Principalmente la calidad del producto que podemos proporcionar gracias a una metodología ágil usando Scrum, la retrospectiva y las reuniones diarias, es el continuo seguimiento de las tareas, las múltiples correcciones y los testeos realizados a lo largo de cada sprint. De forma que nos permite detectar los errores a tiempo, logrando un producto perfectamente pulido. Existen herramientas propias de metodología Scrum para hacer mediciones de resultados, en referencia a la calidad, el tiempo o los recursos, de forma que se optimiza el trabajo al máximo.

 

2. Satisfacción del cliente

El cliente obtiene un continuo feedback sobre el estado evolutivo del producto, dándole la posibilidad de ver cómo se está trabajando, como va quedando el proyecto o dar opinión sobre posibles cambios. Lo cual genera confianza y tranquilidad.

 

3. Incrementa el control

Gracias a la transparencia, las reuniones diarias o las puestas en común con el resto del equipo, el control sobre el producto es mayor, puesto que las modificaciones son inmediatas, y el análisis de los resultados que se obtienen es progresivo.

 

4. Reduce el riesgo

Debido al uso de las nuevas tecnologías y sus múltiples herramientas, el porcentaje de riesgo se reduce considerablemente. Las mediciones de tiempo de ejecución nos permitirán tener un control sobre la entrega y su evolución. Como hemos comentado, poco a poco se va creando un producto actual y modificado según los deseos del propietario y en función de las tendencias del entorno del mismo. Los errores cuando son pequeños, también tienen un menor coste.

 

5. Rápido retorno de la Inversión (ROI)

Debido a que el desarrollo sea ágil, las entregas se van haciendo gradualmente, por lo tanto los beneficios vendrán antes también.
El desarrollo empieza antes, por lo tanto el producto está listo para lanzar al mercado en menos tiempo. Tienes la posibilidad de ser innovador, puesto que las mejoras son continuas. Además esto te permite no quedar obsoleto, lo que sí podría pasa con en el uso de otras metodologías como las de cascada, con Scrum puedes integrar las nuevas tendencias a medida que van saliendo, enfocandote en lo que demandan los clientes o lo que ofrece la competencia.

 

Espero que después de leer este artículo, te quede mucho más claro que es Scrum y cuales son sus beneficios.

 

Si te gustó este artículo sobre metodología Scrum, te puede interesar:

 

Beneficios de la tecnología Agil

Metodo Kanban Principios y Ventajas 

Beneficios de la integración contínua

Beneficios de TDD

¿Porque debería usar Docker en mi proyecto de desarrollo?

Beneficios de la pruebas unitarias

La importancia de las retrospectivas en la metodología Ágil 

 

Suscríbete a nuestro newsletter para estar al día de los eventos, meet ups y demás artículos!